El LIDERAZGO: La Clave para la Inspiración de los Equipos de Trabajo

“Un líder además de estratégico es un buen ser humano”

Juan Manuel Conde Tascón es un joven ejecutivo caleño que se ha destacado en la industria farmacéutica por más de 20 años.

A lo largo de su trayectoria profesional ha ocupado diferentes posiciones de liderazgo en compañías del sector, en países como Colombia, Estados Unidos, Brasil y Suiza.

Hoy, radicado en Colombia y a la cabeza de una importante firma farmacéutica, Juan Manuel nos comparte sus reflexiones sobre los retos y oportunidades de los líderes en la dinámica corporativa de las multinacionales.

¿Cuéntenos un poco acerca de su trayectoria profesional?

“Gracias por la invitación. Bueno, han sido varios años de experiencia muy satisfactoria.

Soy egresado de la Universidad San Buenaventura de Cali y desde el inicio de mi experiencia profesional me vinculé al sector salud, específicamente, a compañías farmacéuticas.

Llevo ya 20 años trabajando en esta maravillosa industria que aporta con innovación y soluciones terapéuticas al sistema y, por supuesto, a personas con patologías complejas.

Después de haber tenido la oportunidad de trabajar en varias organizaciones, conocer diferentes mercados, diferentes sistemas de salud y liderar grandes equipos, me siento muy afortunado de impactar positivamente a la sociedad con soluciones que llevan sanación y esperanza a miles de personas y familias que sufren diversas enfermedades”.

Hablando de liderazgo, ¿qué es para usted un líder?

“Para mí un líder es una persona con gran capacidad para inspirar, influir y organizar equipos de trabajo en pos de unos objetivos.

Un líder, además de ser estratégico, cuenta con habilidades para visualizar el futuro de los mercados y productos y debera trazar la ruta al éxito por medio de la innovación y diferenciación en los procesos; se caracteriza por ser un buen ser humano, es decir, ser humilde, buen comunicador, transparente, empático y estar abierto a trabajar con diferentes personas”.

¿Cómo logra que cada uno de sus trabajadores esté comprometido con el trabajo que realiza?

“Soy un firme creyente de una sólida cultura empresarial, esa es la base para definir valores y formas de trabajar en la compañía.

Todas las personas deben entender claramente esta cultura y cómo se interioriza en cada cargo. Sobre estos cimientos se construyen formas de trabajo, gobiernos internos, colaboración cros funcional, innovación e inclusión.

Todo esto bajo una plataforma dinámica, un buen mix de disciplina con diversión y un ambiente de trabajo que comprometa a los empleados con llegar a los resultados, pero que todos sean realmente conscientes de cómo esos resultados están impactando positivamente la salud y el sistema”.

¿Cómo mide el éxito o rendimiento de los negocios?

“Existen varias herramientas para hacer adecuado seguimiento a los objetivos planteados. En lo personal, me inclino por una buena definición de estos, empezando por los objetivos de cada área y los corporativos.

Es importante medir los resultados que se proponen, pero también establecer indicadores que apunten a ellos. Esto es un concepto que se denomina indicadores leading y lagging.

Ahora, en cuanto a los objetivos, no deben ser más de cuatro para que realmente haya enfoque y cumplimiento.

Como segunda medida, luego de clarificar objetivos e indicadores, es importante definir correctamente el gobierno interno, ya que éste será el que mida y evalúe los avances frente a lo pactado.

Así mismo, las áreas cros funcionales deben ser disciplinadas para garantizar un buen seguimiento de lo trazado versus lo ejecutado, en espacios de tiempo que permitan actuar antes de llegar a los resultados.

Estos espacios de colaboración y discusión son vitales para hacer ajustes a la ejecución y entender qué va bien o no, para definir planes de acción concretos que continúen atinando a los objetivos”.

¿Qué experiencias le ha dejado la vida por fuera de Colombia?

“Soy afortunado de haber vivido experiencias profesionales por fuera de mi país. Ha sido de gran ayuda conocer otros mercados, culturas, sistemas de salud y economías. Toda esta experiencia no es fácil, pero con una buena actitud, energía y disposición de escuchar y aprender, se logra la confianza y sobre eso se construye.

La mayor parte de mi experiencia ha sido en países en vía de desarrollo, que tienen una dinámica compleja y con muchos cambios. De allí que la capacidad de hacer adaptaciones y aceptar los cambios es parte fundamental para mantener el ritmo de estos mercados.

Obviamente, otra de las claves es rodearse de buen talento y mucha disciplina para alcanzar los objetivos y mantener ese ritmo”.

Si tuviera la oportunidad de darles una recomendación a los jóvenes talentos de hoy, ¿cuál sería?

“Yo les diría que sueñen en grande. Que no se limiten en lo quieren y a donde quieren llegar.

El talento en Colombia es diferenciado y atractivo en los mercados. Sean disciplinados, escuchen y aprendan porque las experiencias los fortalecen.  Además, busquen sectores empresariales que les gusten.

Los animo a que lo hagan porque entiendo estas dinámicas y, además, he sido testigo del impacto positivo que, de forma individual o grupal, los equipos generan en las compañías.

Y, por último, ¡diviértanse! Nada más bonito que levantarse feliz a trabajar y a contribuir con la sociedad”.

Ana María Márquez Arango

Comunicadora Social – Periodista